Volkswagen Arteon

Sedán tipo cupé. ¿Cómo que sedán tipo cupé? O es un sedán, o es un cupé. Es como decir que un SUV es un coche deportivo, son conceptos que se dan de tortas. Aún y así los departamentos de marketing explotan estas ideas como explotarían a la gallina de los huevos de oro. Una lástima, al menos desde mi punto de vista pues enturbia la imagen de coches como nuestro protagonista, el Volkswagen Arteon.

El concepto de sedán cupé en el fondo tiene cierto encanto, pretendiendo combinar dos tipos de coche casi opuestos. Una fórmula que a los posturetas les encanta y que llega como una opción más que interesante para los papás aficionados, que se ven obligados a comprar un sedán que quizá no quieran, en lugar de su soñado cupé.

Volkswagen Arteon R-Line negro vista frontal

Nada más lejos de la realidad ya que eso que acabas de leer son simples elucubraciones mías. Las marcas intentan ‘calzarlos’ como auténticos cupés con cuatro puertas. Un concepto que no tiene mucha lógica como tampoco la tenía decir que un Citroën DS4, con una altura del casco lejos del suelo y puertas traseras con ventanillas fijas, es un cupé.

Pero ahí están, con un éxito reseñable y una amplia oferta donde el Volkswagen Arteon destaca por méritos propios. Un lanzamiento con el que la firma alemana quiere cubrir, en parte, el hueco dejado por el Volkswagen CC y por el Volkswagen Phaeton. Una propuesta mucho más premium que el ‘Passat Coupé Comfort’, pero mucho menos que el Phaeton, que fue un modelo poco valorado pero con una calidad sobresaliente y unas prestaciones muy, muy cerca del Audi A8. Y eso por no decir que estaban a la par.

Es un coche mucho más diferenciado del Passat aunque emplea la plataforma MQB, que también da base a coches como el SEAT León o el Volkswagen Golf.

Volkswagen Arteon vista tres cuartos trasera

Hay otras muchas cosas que comparte con el Volkswagen Passat, ya sea motores, sistemas electrónicos y tecnología o incluso la práctica totalidad del habitáculo. Algo muy normal dentro del Grupo Volkswagen-Audi, auténticos expertos en eso de las sinergias. No obstante, el objetivo es muy diferente y el Arteon apunta a un segmento de nicho donde la imagen tiene mucho peso. Segmento donde militan modelos como el Audi A5 Sportback o el BMW Serie 4 Gran Coupé. De hecho, es algo más grande que estos pudiendo pisar un poco del terreno donde habita el Mercedes CLS, alcanzando los 4,87 metros de largo (el Mercedes es cerca de 9 centímetros más largo), una anchura de 1,87 metros (1,88 el Mercedes) y una altura de 1,42 metros. La batalla alcanza los 2,84 metros.

Pero todo esto son cosas que ya se saben desde hace tiempo, como el hecho de ser la versión de producción del Volkswagen Sport Coupé Concept GTE. Volkswagen además, lo califica como ‘Gran Turismo’, otro concepto de automóvil que ya ha recibido bastantes patadas de parte de la Bayerische Motoren Werke y sus feos BMW Serie 3 GT y BMW Serie 6 GT.

Puesto de conducción del Volkswagen Arteon

El segmento donde deambulará el Arteon está teniendo mucha actividad últimamente, sobre por la puesta en escena del sorprendente KIA Stinger. Un sedán de tintes deportivos que rivaliza en imagen con nuestro protagonista e incluso con modelos como el Alfa Romeo Giulia, al que podríamos meter en el mismo saco aunque, salta a simple vista, luce una configuración de sedán clásico con sus tres volúmenes perfectamente marcados y diferenciados.

Con el Volkswagen Arteon hablamos de un coche caro. Ahora mismo es el máximo representante de la marca por debajo del Touareg, el modelo más grande y caro del catálogo alemán (sin contar con el Amarok). El precio parte de los 41.780 euros para la versión equipada con el 2.0 TDi Bluemotion de 150 CV y cambio DSG. Una tarifa que se dispara hasta los 51.760 euros de la variante con el 2.0 TSi de 280 CV, sistema 4MOTION de tracción total, cambio DSG y acabado R-Line. Este último se queda relativamente cerca del Audi A5 Sportback con el mismo motor pero en su versión de 252 CV, tracción a las cuatro ruedas quattro y cambio automático S-Tronic, cuyo precio según la web de Audi parte de los 57.845 euros.

Plazas traseras del Volkswagen Arteon

El Arteon vive en un mundo intermedio, entre los segmentos D y E, así que también podríamos enfrentarlo a modelos como el bonito Opel Insignia Grand Sport (4,89 de largo por 1,86 de ancho). Aunque la versión más potente de este, con 260 CV y también con tracción total, se queda en 37.278 euros, muy por debajo del Arteon de 280 CV. Y en el resto de la gama ocurre lo mismo, recuerda que el sedán de Volkswagen parte directamente por encima de los 40.000 euros.

La fabricación corre a cargo de la planta de Emden, en Alemania. Fue presentado en el Salón de Ginebra de 2017 y su nombre se pronuncia ‘Árteon’ y no ‘Arteón’ (fijense en la tilde por favor). Es un modelo con muchas aspiraciones y si tienes en cuenta las declaraciones de quienes han podido probarlo, podemos sacar la conclusión de que se trata un Volkswagen Passat grande con aire señorial y más espacio atrás. Aunque esto viene siendo normal en Volkswagen, pues una vez te has subido en uno, te has subido en todos.

Volkswagen Arteon R-Line

Tiene sus inconvenientes, pero también sus ventajas pues VAG hace grandes coches. Le pese a quien le pese. Así que tener un parecido al Passat en cuanto a sensaciones, sólo es un ejemplo de la calidad del coche.

Una de las mayores novedades que estrena el Arteon es un sistema de suspensión adaptativo, el DCC, con mayor número de opciones de configuración; más de 10 posibilidades. Exagerado a todas luces, pues no creo que nadie llegue a usarlos todo nunca.

Motor TDi del Volkswagen Arteon

La última incorporación a la gama es el motor 2.0 TDi de 190 CV, el único propulsor que puede equipar cambio manual (de seis relaciones) al menos por el momento. Más adelante debería llegar, y llegarán, los motores de 150 CV tanto diésel como gasolina (este último el 1.5 TSi EVO) con la transmisión manual de seis relaciones.

El volkswagen Arteon 2.0 TDi de 190 CV se posiciona como una de las versiones más equilibradas a tenor de sus cifras. Anuncia un 0 a 100 km/h en ocho segundos, una velocidad máxima de 238 km/h y un consumo medio de 4,7 litros según ciclo NEDC. Una opción muy a tener en cuenta aunque el precio sube hasta los 44.255 euros.

Volkswagen Arteon R-Line negro vista trasera tres cuartos

De todas formas, quizá haya perdido algo de protagonismo siendo eclipsado por la llegada del Volkswagen T-Roc, el nuevo B-SUV de la marca, dispuesto a darles un serio empujón a los Nissan Juke y Renault Captur. Un modelo, por cierto, que comparado con el nuevo Volkswagen Polo y con este Arteon, deja entrever que la próxima generación de modelo del fabricante alemán, no serán tan parecidos.

Un diseño, el del Volkswagen Arteon, que fue criticado por algunos aficionados en un conocido medio español por parecerse al Renault Talisman. Personalmente, el parecido con el modelo francés podría limitarse a la forma de las ventanillas y la curva del capó en su unión con la calandra.

Volkswagen Arteon vs Audi A7 Sportback

Desde mi punto de vista, el Volkswagen Arteon se parece mucho más al Audi A7 Sportback. Ambos capós tienen formas parecidas, los parabrisas y la línea que continúa hasta el borde del portón de maletero son casi calcados y los dos tienen una caída del techo muy similar. Incluso los paneles de las puertas tiene un nervadura que describe casi el mismo trazado y a la misma altura…

El Audi A7 Sportback es el encargado dentro del grupo alemán de vérselas con los Mercedes CLS y BMW Serie 6 Gran Coupe. Mide los mismos 4,97 metros de largo que el Mercedes, pero es más ancho llegando a los 1,91 metros. Deja al Volkswagen Arteon un tanto pequeño a su lado, sobre todo en anchura.

Fotos del Volkswagen Arteon

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here