Porsche Cayenne

El nombre de Porsche siempre ha estado ligado al automóvil, incluso antes de que se fundara la propia marca afincada en Stuttgart. De hecho, desde muchísimos años antes ya que, nada menos que en 1900, se presentó el Porsche Lohner en la Exposición Universal de París.

Aquel artefacto, básicamente un carruaje de caballos motorizado, fue el primer vehículo con propulsión a las cuatro ruedas, el primer coche con motor híbrido (combustión y eléctrico) y el primer automóvil creado por un jovencísimo Ferdinand Porsche. Es más, Porsche inventó el motor eléctrico al buje de las ruedas logrando minimizar las pérdidas energéticas, reduciendo de paso el número de partes móviles del coche con lo que, por si fuera poco, se mejoraba la fiabilidad.

La idea era tan buena, que 69 años después, la NASA empleó esa tecnología )debidamente evolucionada) para el todoterreno lunas empleado en las primeras misiones a La Luna. Un tipo con una genialidad y una inventiva que cuesta encontrar incluso en nuestros días. Nunca se conformó llegando a desarrollar automóviles como el sensacional Mercedes SSK. Pero por si crear un coche como ese resulta poco interesante, quizá venga bien recordar que Porsche fue el diseñador y responsable del ‘coche del pueblo’ alemán: el Volkswagen.

Porsche 356
Porsche 356 nº1 de 1948

Porsche y Volkswagen tienen mucho que ver entre sí. La relación de ambas firmas es tan estrecha como el hecho, de que fue la familia Porsche quienes las crearon. O al menos, quienes estuvieron relacionados en ambos acontecimientos. Por todos es sabido que Ferry Porsche, el hijo del Prof. Doc. Porsche, heredó sus mismas capacidades y convirtió, en una marca de deportivos, el estudio de ingeniería donde trabajaba su padre. Y lo hizo partiendo del trabajo de éste, es decir, sobre sus conocimientos y usando aquel coche del pueblo como punto de partida.

El Porsche 356 es, en el fondo, un Volkswagen Käfer (escarabajo). Más bien, una evolución de un desarrollo anterior a la Segunda Guerra Mundial denominado ‘Type 114’ que no pudo seguir adelante por el estallido de tan asqueroso u odioso evento.- Nació a finales de la década de los 40 en base al proyecto ‘VW-Sport’, cuyo número de fabricación fue el 356 y contaba con unos planos aprobados por el propio Ferdinand.

Muchas cosas han pasado, han sido muchos años de cambios y muchos modelos creados. Pero Porsche, a base de trabajo y saber hacer, se ha colocado en la actualidad como una de las marcas más rentables del mundo. Una marca que siempre ha estado centrada en los automóviles deportivos aunque ha sido participe en el desarrollo de otros como el MErcedes 500E ‘W124’ o el sorprendente Audi RS2. Y no sólo estos, pues la división de ingeniería de Porsche estuvo trabajando con SEAT en los famosos System Porsche y en un deportivo que nunca llegó a buen puerto, así como en el desarrollo y puesta a punto del bastidor de las primeras generación del Hyundai Coupé, por poner unos ejemplos.

Porsche Cayenne
Porsche Cayenne. Primera generación de 2002

Pero además, y aquí es donde nos vamos a quedar, fue igualmente voz cantante en la creación de una pareja de modelos pioneros en la industria: el Volkswagen Touareg y el Porsche Cayenne.

Dos modelos SUV (acompañados de un tercero, el Audi Q7) que nacieron mucho antes de que las cosas se desmadraron como lo han hecho. Se podría decir que estos modelos fueron una de las causas del actual auge que tiene los ‘Sport Utility Vehicle’ junto a otros como el BMW X5. Sobre todo el Porsche Cayenne, un SUV capaz de bajar de los ocho minutos en el infernal Nürburgring que allá por 1998, cuando se anunció su desarrollo, revolucionó el sector por completo; desde directivos, pasando por expertos y periodistas, hasta llegar a los aficionados.

El Porsche Cayenne, cuyas primeras unidades comenzaron a entregarse en diciembre de 2002, supuso un antes y un después. Ha sido el primer Porsche con cuatro puertas y orientación ‘familiar’. El primer Porsche que no era un deportivo sino un todoterreno. Fue el culpable, en parte, de la llegada del motor diésel, del Panamera y de su hermano pequeño el Macan. El éxito de este coche fue tan brutal que en menos de año y medio se habían fabricado 50.000 unidades y la marca, en una clara crisis con sólo dos modelos en catálogo, el 911 y el Boxster, se salvó acabar cerrando sus puertas.

Porsche Cayenne

Ahora, 15 años después de su puesta en circulación, el Porsche Cayenne llega a su tercera generación demostrando que la firma alemana, sigue recorriendo el mismo camino que comenzaron a seguir Ferry y Ferdinand Porsche muchos años atrás. Evidentemente, sólo hay una forma de seguir entre los ‘top’ aunque se trata de algo que en Porsche, dominan a la perfección. ¿Como si no, podrían tener un coche con una configuración trasnochada, entre los mejores deportivos de la historia? Aunque es una pregunta con respuesta sencilla y lógica: tienen a los mejores ingenieros del mundo en plantilla.

Ingenieros que no tienen reparos en gastar un dineral en el desarrollo de un nuevo modelo, como ha sido el caso. No obstante, la base de partida ya era buena, así que había mucho trabajo hecho. Pero, como sólo hay un camino posible para una firma como Porsche, se ha partido casi de cero y de entrada, el chasis el de nuevo desarrollo. Incorpora un eje trasero direccional y rebaja el peso en 65 kg. Además, también monta suspensión adaptativa y el sistema de compensación de balanceo de la carrocería.

Tecnología ya vista en otros modelos, pero que en el nuevo Cayenne toma una importancia clave. Estamos hablando de uno de los Porsche más grandes de su dilatada trayectoria, con 4.918 mm de longitud, 1.983 mm de ancho y 1.985 kg de peso. Un mastodonte capaz de flirtear con velocidades reservadas a coches bastante má pequeños y ligeros, sobre todo en sus versiones Turbo. Siempre ofreciendo un confort digno de un sedán de representación.

Interior Porsche Cayenne

Es algo que en Porsche tienen dominado como si fuera algo sencillo de hacer., Sirva como ejemplo las dos versiones, con las que comenzará a rodar de primeras el nuevo Cayenne. Una de ellas, la ‘pequeña’, montará un motor V6 de tres litros turbo con 340 CV. Es capaz de alcanzar las casi dos toneladas de peso hasta los 100 km/h en 6,2 segundos. Si queremos más, el Porsche Cayenne S, la otra versión, equipa un V6 biturbo de nuevo desarrollo, que con 2,9 litros rinde 440 CV y realiza el sprint en 5,2 segundos.

A ver, no estamos contando nada fuera de lo normal dentro de la marca. Sólo hay que mirar hacia atrás en el tiempo, hasta aquel primer Porsche 356 del que hemos hablado al comienzo, para darse cuenta que las prestaciones siempre fueron una característica. Pero estamos hablando de un SUV que pesa 2.000 kg. Son cifras para elogiar sin duda alguna, aunque la mayor evolución de este nuevo Porsche Cayenne, se encuentra en el habitáculo y la tecnología empleada.

Porsche ha ido adaptándose y evolucionando de forma paulatina. Aguantaron con los motores ‘de aire’ hasta comienzos del Siglo XXI, cuando el aumento de prestaciones hacía imposible no recurrir a la refrigeración líquida. Han sido los únicos en desarrollar un turbo de geometría variable para motores de gasolina. Se han resistido al diésel hasta que no ha quedado más remedio que incorporarlo a la gama (diésel de origen Volkswagen por cierto) y ahora, el siguiente paso es abandonar los mandos analógicos y abrazar lo digital. .Dicen adiós a las enormes botoneras que han caracterizado sus consolas de mando, dejando su lugar a superficies táctiles y pantallas ‘full color’ de hasta 12,3 pulgadas.

ASsientos traseros del Porsche Cayenne

Lo que no cambia y parece, no cambiará nunca, es la disposición de los relojes e indicadores del cuadro de mandos. Aunque se añaden dos pantallas de alta resolución y siete pulgadas para diversa información e incluso con sistema de visión nocturna con cámara de imagen térmica.

Quizá, el Cayenne no sea un coche hubiera pensado en crear. La firma comenzó como fabricante de deportivos y gran parte de su trayectoria está marcada por las victorias en competición y las prestaciones. Pero además de ser uno de los coches más esperados actualmente, el Porsche Cayenne salvó a la marca. Porsche no existiría sin el Cayenne, los propios directivos lo confesaron en su momento.

Fotos del Porsche Cayenne

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here