Nissan LEAF

Nos encontramos en una época de cambio. La percepción de los conductores está cambiando notablemente, acompañado por una serie de sucesos que parecen haber acelerado este cambio. A la cabeza, sin lugar a dudas, está el caso Volkswagen y los motores diésel, que ha provocado una onda expansiva que ha terminado con firmas hasta ahora en solitario, bajo el control de grandes grupos industriales (como Mitsubishi), se ha creado una nueva normativa de homologación y una serie de normas sobre restricción de tráfico.

El caso Volkswagen no ha sido lo único, aunque si lo más sonado. Tenemos marcas que se han volcado totalmente con la electrificación como Toyota y Lexus con su gama híbrida. Mercedes se encuentra trabajando en una nueva gama completamente eléctrica, Tesla está en boca de todos con su Model 3 y la absurda cifra de reservas (1.800 reservas diarias) y así podríamos seguir con una larga lista de cosas que ponen de manifiesto lo dicho anteriormente: estamos en una época de cambio.

Nissan LEAF

Mientras esos cambios van sucediendo y las ventas de coches con motor diésel caen, por primera vez en décadas, por debajo del 50% de cuota, el coche eléctrico más vendido del mundo se renueva. Puede que Tesla y algunos otros sean el ejemplo a seguir, pero ha sido Nissan con el LEAF quienes pusieron el coche eléctrico al alcance de las masas.

El Nissan LEAF (acrónimo de ‘Leading, Environmentally Friendly, Affordable, Family Car’) fue una auténtica revolución al ser el primer coche de sus características dirigido a las masas. Durante todos estos años, siete en total, se han vendido más de 200.000 unidades en todo el mundo. Es por tanto, y por derecho propio, el referente en el sector de los coches eléctricos.

Nissan LEAF USA

Todavía recuerdo cuando tuve la oportunidad de probar la primera generación del Nissan LEAF. Fue con motivo del ‘LEAF Tour’ (fotos de abajo) una de las muchas actividades creadas para promocionar el modelo en su lanzamiento (por entonces, yo estaba empezando en el mundillo). Hace bastantes años de eso, pero fue el primer coche eléctrico que conducía y la experiencia fue muy interesante. Era como conducir un coche automático cualquiera, con un salida desde parado muy buena, una respuesta al acelerador casi instantánea pero todo en completo silencio.

Pero no es de eso de lo que toca hablar, sino de una completa renovación de ese coche que supuso una revolución. Muchos decían que era un coche feo, aunque más que feo, habría que decir que era extraño y poco habitual. Pero ahora, con esta tercera generación da un cambio radical y se integra mucho más en la imagen y el diseño de los Nissan actuales. Toma las líneas maestras del nuevo Nissan Micra y mejora muchos apartados.

Durante estos siete años en el mercado, el Nissan LEAF se ha convertido en uno de los coches eléctricos más respetados. La nueva generación quiere seguir por esa senda y los cambios efectuados van más allá de un mero maquillaje o una ampliación de la autonomía. El nivel tecnológico es muy alto, así como la inversión en ingeniería y desarrollo efectuada por Nissan.

No obstante, aunque por fuera cambia mucho, sigue empleando la misma plataforma y la carrocería mantiene la estructura por pilares. Es un poco más grande tanto a lo largo como a lo ancho (4,48 x 1,79. 3 milímetros adicionales en cada caso), colocando la batería, de iones de litio y mayor capacidad, entre los dos ejes. Tiene 40 kWh de capacidad, pudiéndose recargar en 16 horas en una toma de corriente de 3 KW o bien, en 8 horas si la toma de corriente es de 6 KW. En caso de usar carga rápida, se puede obtener el 80% de la carga en 40 minutos.

Técnica Nissan LEAF

Se trata, como siempre, del peor apartado de este tipo de coches y al parecer, costará mucho que mejoren en estas lides. En una toma de corriente de 3 KW, potencia media de cualquier hogar español (por ejemplo), tardar 16 horas en cargar es demasiado tiempo para la mayoría de los usuarios. Suele ser el mayor escollo cuando se baraja la compra de un automóvil con motor eléctrico. Al menos, el nuevo Nissan LEAF anuncia una autonomía de 378 kilómetros con una sola carga.

El problema viene cuando se trata de una autonomía homologada según el nefasto ciclo NEDC. Habrá que ver como sale parado con la nueva reglamentación aunque podemos fijarnos en la normativa yankee, la EPA, para ver como el anterior LEAF declaraba 172 km menos que en Europa. Y aquella norma de homologación es mucho más real que la NEDC.

Interior Nissan LEAF

Dicha batería de iones de litio alimenta un nuevo motor que pasa de los 109 CV anteriores, a rendir 150 CV. Casi un 50% de mejora en la cirra de potencia, pero en cuanto a velocidad sigue siendo lento y no se corresponde, ni de lejos, con los 150 Cv de un motor de combustión. Homologa 144 km/h. Muy poco, aunque es un apartado que no suele salir muy beneficiado en los coches eléctricos (busca compromiso entre aceleración y velocidad, sin emplear un cambio de desarrollos). También hay que tener en cuenta que como el Nissan LEAF al que sustituye y casi todos los eléctricos, es un modelo prácticamente enfocado a circular por vías de poblado aunque los japoneses han anunciado una versión más potente y con más alcance que llegará a lo largo de 2018.

Como novedad en el nuevo Nissan LEAF, y siendo un dispositivo que podría terminar como estándar en los modelos eléctricos, se introduce lo que han llamado ‘e-Pedal’.Es un sistema similar al ‘one-pedal-feeling’ de BMW. Se puede resumir que con este sistema se puede conducir sin usar el freno, siempre que nos anticipemos a las circunstancias. Al levantar el pie del acelerador, el motor retiene pudiendo llegar a detener el coche por completo si dejamos de pisar el pedal completamente. Recuerdo que cuando probé el BMW i3 me resultó un idea muy buena, siendo realmente cómodo y súper sencillo acostumbrarse a su uso. Pero no emplea los frenos, sino el sistema de regeneración de energía y por tanto, ayuda a cargar las baterías durante la marcha.

Asientos del Nissan LEAF

Hay más cachivaches, un coche que presume de tecnología no puede prescindir de ellos. Por un lado está el ProPILOT. Controla automáticamente la distancia con el vehículo de delante, usando una velocidad preestablecida por el conductor comprendida entre los 30 y los 100 km/h. También ayuda a mantenerse en el centro del carril y si el coche de delante frena, el ProPILOT puede llegar a detener el coche por completo y reinicia la marcha cuando el conductor de la orden.

Otro sistema destacable es el ProPILOT park. Como cabe esperar por el nombre, es un sistema de aparcamiento automático que actúa sobre todo, así de sencillo. Es decir, que controla la dirección, los frenos, acelerador y selector del cambio. Funciona tanto en batería como en línea y no es necesario indicar hacia qué lado se quiere aparcar, pues el sistema busca por sí solo un sitio en ambos lados.

Plazas traseras Nissan LEAF

No podemos pasar por alto los cambios efectuados en el habitáculo. Resulta un poco menos ‘tecnológico’, pero tiene un diseño mucho más atractivo. Nissan dice que se mejora la calidad de los materiales con una mayor calidad percibida, gracias a material mullido y no duro como antes. También aseguran haber mejorado los ajustes y el tacto. Destacar las costuras en color azul, que le dan un toque muy atractivo contrastando con el negro (también habrá un interior beige).

Hay que mencionar también, que a pesar de contar con una batería que pesa 10 kg más que la anterior, la marca dice haber rebajado el peso de todo el conjunto en 56 kg. Pasa de 1.591 kg a 1.535 kg.

El nuevo Nissan LEAF comenzará a venderse en Japón el próximo día 2 de octubre. A Estados Unidos, Canadá y Europa llegará más algo tarde pero la marca afirma que las primeras entregas están previstas para enero de 2018.

Fotos del Nissan LEAF

(unidad para el mercado de Estados Unidos)

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here