Mitsubishi Eclipse Cross

Mitsubishi enfila una nueva era. Comienza a recorrer una nueva senda bajo el amparo de Nissan y su alianza con Renault. Y lo hace centrando sus esfuerzos en el sector de mayor auge de los últimos años, al que debemos sumar la tecnología eléctrica y una fuerte inversión en conectividad, un apartado donde la marca necesita mejorar.

Además, Mitsubishi no sólo apuesta por el segmento SUV y la electrificación, sino que pretende mezclarlo con su pasado de una forma que, merecida o no, ha provocado cierta controversia. El primer paso en esta senda es el Mitsubishi Eclipse Cross, un nuevo SUV compacto que recupera una denominación que dio nombre a un reputado cupé. Una acción que le ha valido alguna que otra crítica.

Mitsubishi Eclipse Cross vista lateral

El Mitsubishi Eclipse Cross, como bien he leído en algún lugar (que ahora no recuerdo), tiene más de Cross que de Eclipse. Pretende enfrentarse con el Nissan Qashqai, SEAT Ateca, Peugeot 3008 y compañía, con un concepto próximo a la idea de SUV cupé. Dos tipos de coche totalmente contrapuestos y que no paran de intentar mezclar sin éxito alguno para quien esto escribe, aunque se venden como churros.

La firma de los tres diamantes no es nueva en el segmento, en su haber figuran modelos como el Mitsubishi Montero Sport, el Outlander o incluso el pequeño Montero iO. Esto hace esperar un buen trabajo con este nuevo Eclipse Cross, aunque la denominación sea un clavo que lo aleja de los aficionados.

Mitsubishi Eclipse Cross vista trasera tres cuartos

Es evidente que buscan hacer referencia a un pasado deportivo, que al contrario de lo que se piensa, no se ha dado de lado. Mitsubishi pretende incorporarlo a su nueva etapa debidamente adaptado y transformado. Además, el Eclipse Cross es, dicho de alguna manera, el último Mitsubishi auténtico. El último proyecto que los japoneses han desarrollado de forma independiente y sin sinergias con la alianza Renault-Nissan.

Las ventas de este Eclipse ‘maldito’ y estigmatizado, ha comenzado ya. En la primera etapa de comercialización sólo estará disponible con el nuevo 1.5 Turbo de 163 CV y 250 Nm. Tendrá cambio manual de seis relaciones, CVT (con ocho relaciones prefijadas en modo secuencial) en opción y posibilidad de añadir tracción total con esta transmisión. Ya en 2018, se sumará a la oferta el Eclipse Cross 220 Di-D, con el motor 2.2 turbodiésel de 150 CV, sólo disponible con el cambio CVT.

Mitsubishi Eclipse Cross vista lateral derecha

Serán tres los acabados disponibles: Challenge, Motion y Kaiteki (26.300 euros, 28.500 euros y 36.000 euros). Según acabado, el equipamiento incluirá desde los básicos sistemas de control de crucero con limitador, pantalla a color, climatizador automático, diversos sensores, hasta head-up display, freno de mano eléctrico, tapizado de piel (de serie en el más caro), iluminación full LED, cámara de visión 360 grados…

Hay programada una variante híbrida enchufable (la firma lo denomina PHEV) para dentro de un año aproximadamente. De todas formas, no hay más datos sobre esta versión.

Fotos del Mitsubishi Eclipse Cross

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here