La dependencia del petróleo es, sencillamente, abrumadora. Sorprende lo que se fabrica actualmente con derivados del petróleo. Desde material téxtil, hasta fibras y multitud de tipos de plásticos se fabrican partiendo del petróleo. Esto sin contar con cosas como los lubricantes y combustibles.

Seguro que ahora estás leyendo esto rodeado de objetos fabricados con materiales extraídos del petróleo. Es muy espectacular todo lo que pueden crear partiendo de un producto procedente de las profundidades del planeta y del cual, ni siquiera está al 100% seguro de su origen. Pero, lo que sí está claro, es que debemos anular esa dependencia y el primer paso son los combustibles.

electrificación

Desde el minuto uno en el que se creó el automóvil, esa dependencia estaba asegurada. Este invento se desarrolló de tal manera que actualmente, es el dueño y señor de los centro de las ciudades, del transporte y de muchos corazones de aficionados. Gracias al automóvil y al capacidad de las petrolíferas para producir combustibles, hemos expandido los límites y llegar a cualquier parte es un simple trámite.

Y hablamos del automóvil porque es el centro de esta publicación, la máquina que nos quita el sueño a muchos. Los aviones, barcos y trenes queman una buena parte de combustible fósil y eso sin mencionar calefacciones y diversas finalidades adicionales. Un producto destinado a desaparecer. La contaminación y la supuesta escasez de crudo (lleva acabándose décadas), han obligado al desarrollo de tecnologías y nuevas mecánicas que reduzcan paulatinamente, el consumo de dicho producto.

Contaminación coches combustión

No todos están contentos con esto. Evidentemente, las petroleras son las primeras afectadas y luego, toda la larga lista de trabajos indirectos que existen gracias al ‘oro negro’. Estos son realmente quienes deberían marcar las pautas del cambio y adaptarse poco a poco, pero hay demasiado dinero en juego y no se están poniendo las cosas fáciles precisamente. Así es lógico que surjan rumores de toda clase sobre intereses ocultos a frenar cualquier tentativa de cambio.

Los aficionados son otro caso de descontento. Bajo toda clase de motivos con poco fundamento (sonido, sensaciones, emoción…), son casi los primeros en poner la zancadilla a todo lo que apunte hacia el abandono del motor de combustión. Y puede que los aficionados al final sean un grupo de ‘malos compradores’, pues aunque son los que más dinero se gastan en sus coches, son al fin y al cabo una minoría que no sigue modas, pone pegas y se queja. Pero son muy activos en fotos, redes sociales y páginas web generando toda una serie de comentarios que influyen muchísimo sobre la opinión y las decisiones de terceros.

Volvo híbridos y eléctricos

Hay más motivos que frenan la evolución, que le ponen límites al cambio. Por un lado está uno de mucho peso: el coste económico. Desarrollar una nueva tecnología y todo lo que ello conlleva, es una inversión enorme. El gasto es altísimo y nadie asegura un retorno de dicha inversión; es dinero gastado a fondo perdido y no todos pueden permitírselo. Además, esto también provoca que los productos resultantes de la inversión sean muy caros de adquirir.

Si seguimos por el mismo camino, podemos encontrar la percepción que pueda tener la gente del cambio en concreto, que suele depender precisamente, de aficionados y de medios de comunicación. Aquellos que lo saben todo pero en el fondo, no tienen ni idea también influyen y en internet no siempre se les caza y se cuelan entre el resto de mortales.

Toyota C-HR

El caso es que las cifras hablan por sí solas. Aunque las matriculaciones de coches eléctricos e híbridos subieron en el primer semestre de 2017 un 84% respecto al año pasado, en total flirtean con las 30.000 unidades. Exactamente han sido 29.941 vehículos, una cuota del 3,83% según ANFAC. Y además son datos falseados pues coches eléctricos puros apenas alcanzan las 2.400 unidades, siendo el grueso de las matriculaciones para los coches con motor híbrido.

Los híbridos se están posicionando como los sustitutos del diésel, que ha caído por debajo del 50% en matriculaciones. El problema de los híbridos es que siguen dependiendo del petróleo, al combinar un motor de combustión con uno eléctrico. Se nota la presencia de este último y los consumos bajan al igual que las emisiones, pero son claramente un paso intermedio para la electrificación total. Camino que ya han emprendido algunas marcas con 2020 o 2025 como fecha límite.

BMW eléctricos

Por ejemplo, BMW dice que para 2025 tendrá 25 coches electrificados con autonomías de hasta 700 kilómetros. De esos 25 coches, 12 de ellos serán puramente eléctricos. Estamos hablando de una cantidad de modelos elevada, aunque actualmente, BMW ya vende más coches eléctricos e híbridos que deportivos. Aquí también hay trampa, pues hablamos de BMW Group, incluyendo MINI y Rolls-Royce.

En smart quieren ir más allá y aseguran que en 2019 toda la gama será eléctrica, abandonando por completo el motor de combustión. Un cambio que veremos primero en Europa y Estados Unidos, dejando el resto de regiones donde está presente para más adelante. Si ya es complicado algo así en Europa o Norteamérica, imaginaos la odisea de puede ser implementar esta tecnología en la India por ejemplo…

smart eléctricos 2019

smart es un fabricante de coches enfocados a circular por ciudad, eso hace del cambio algo totalmente asumible tanto para la marca como para sus usuarios, pero en 2020 JaguarLand Rover tomará el camino de la electrificación y sólo creará modelos eléctricos e híbridos. Los británicos quieren ir tan lejos que han presentado el Jaguar E-Type Concept Zero (foto de abajo). Una unidad del mítico Jaguar E al que han instalado un motor eléctrico donde debería ir el motor de gasolina.

Volvo fue una de las primeras marcas en anunciar la electrificación total de su gama a partir de 2019. Según la firma sueca, entre 2019 y 2021 lanzará al mercado cinco modelos totalmente eléctricos mientras sigue fabricando aquellos que ya estaban en el mercado, hasta que termine su vida comercial. Sólo mantendrá los híbridos con el objetivo de vender un millón de unidades electrificadas para 2025.

Jaguar E-Type Concept Zero

¿Te parece poco? Pues desde Maserati también han dicho que sólo tendrán motores electrificados desde 2019. El primer modelos totalmente eléctrico con el tridente en el frontal debería llegar en 2020, siendo un Gran Turismo inspirado en el precioso Maserati Alfieri Concept.

El ‘Rey de los híbridos’, Toyota, dijo igualmente en su día que a partir de 2020 produciría eléctricos con mucha autonomía a gran escala, complementando su estrategia de modelos híbridos y su apuesta por la pila de combustible.

electrificación

Podríamos seguir con muchas mas marcas pero sería redundar en lo mismo: el futuro es eléctrico o así nos lo pintan. Dejaremos el petróleo a un lado para movilidad personal para, poco a poco, adaptar la electricidad. Una energía que según investigaciones del MIT (en 2016), puede cubrir el 87% de las necesidades de desplazamiento con las prestaciones y capacidades actuales. Esa misma investigación afirma que en 2025, será capaz de cumplir con el 99% de las necesidades de cualquier ciudadano medio. Cálculos por cierto, teniendo en cuenta únicamente, la opción de cargar el coche en casa por la noche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here