BMW M5 xDrive

Fue en 1984 cuando comenzó una historia que está a punto de abrir un nuevo capítulo y uno uno cualquiera. Veremos uno de los mayores cambios en la configuración de un modelo que es todo un icono. Hablamos del BMW M5, un sedán que siempre ha sido un referente por deportividad en el segmento, único entre los ‘grandes’ alemanes que conversaba la propulsión.

Ese precisamente es uno de los puntos más importantes que destacan en la sexta generación del sedán bávaro, el ‘conservaba’, pues abandona la propulsión y se pasa a la tracción total. Lo hará bajo el sello ‘M xDrive’ en un intento por dejar constancia, desde el primer momento, que a pesar de recurrir a un sistema 4×4 seguirá siendo un M5 en toda su extensión. Pero no es el único cambio importante para el BMW M5, también da la espalda al cambio de doble embrague y regresa al convertidor de par, confirmando algunos rumores que circulaban por la red.

BMW M5

Como siempre, hay motivo para todo nos guste más o nos guste menos y el principal motivo de los cambios mencionados es la escalada de potencia que se ha ido viendo las últimas décadas. Sirva como ejemplo una sencilla comparación: el primer BMW M5, la generación e28, rendía 286 CV. Para la sexta generación que puedes ver en las imágenes con camuflaje, se anuncian nada menos que 600 CV. ¿Quieres más comparaciones? Uno de los Lamborghini más radicales, el Murciélago GTR, entregaba 590 CV en 1999; el Ferrari 458 Italia, lanzado en 2009, anunciaba 570 CV y el Porsche 911 Turbo S de 2016 homologa 581 CV.

Queda claro por tanto que las cosas se ponen muy serias, haciendo necesario evolucionar para poder garantizar no sólo prestaciones de infarto, sino también eficacia y seguridad, teniendo que olvidarse en ocasiones de las tradiciones para poder lograrlo. Esto no es malo, evidentemente, pero habrá quien ponga el grito en el cielo y despotrique sobre la pérdida de autenticidad de los coches modernos.

Nuevo BMW M5

Pero, decirle a los puristas que no todo está perdido. Además del BMW M2, un coche menos potente pero más adecuado para soltar adrenalina (conserva la propulsión y el cambio manual) el nuevo M5 estrenará un sistema de tracción total muy avanzado con hasta cinco opciones de funcionamiento diferentes. Este nuevo sistema 4×4, el llamado ‘M xDrive’, es una de las principales claves de la nueva generación.

Dicho sistema M xDrive contará con tres programas a elegir: 4WD, 4WD Sport y 2WD. Sí, tendrá un programa en el que mandará el 100% del par a las ruedas traseras como si de un propulsión se tratara.

Por defecto el funcionamiento siempre es en 4WD, una tracción total convencional por así decirlo, aunque con un comportamiento que permite cierto deslizamiento. El $WD Sport necesita poca explicación. El comportamiento se asemeja a un mal llamado tracción trasera, pero cuando las ruedas llegan a su límite de adherencia envía potencia a las ruedas delanteras. Para los puristas, el 2WD les ofrecerá las sensaciones y comportamiento de un propulsión en toda su esencia.

Sistema selección de modos M xDrive

A estos programas de la tracción total se les suma otros tres del control de estabilidad, aunque sería mejor decir que con únicamente dos: apagado y el M Dynamic Mode. Este último sólo se combina con el programa 4WD Sport del sistema de tracción total, pero podemos explotar las posibilidades de los tres programas con el control de estabilidad desconectado.

Hemos de confesar que los 600 CV mencionados antes son especulativos, pues BMW no ha comentado nada al respecto. Hay quien dice que serán 626 CV exactamente gracias a diversas modificaciones en el motor, que seguirá siendo un V8 TwinPower Turbo de 4,4 litros. Los cambios afectarán a la turbina, inyección, refrigeración, lubricación y al escape, que promete ser más ligero.

Nuevo BMW M5 xDrive

Otro de los cambios importantes que hemos comentado es la adopción del cambio automático con convertidor de par, el Steptronic de ocho relaciones. El motivo es el mismo que para la tracción total: la escalada de potencia. Al parecer, los cambios de doble embrague están llegando al límite de su desarrollo en su configuración actual y dar el salto, los haría muy complejos y caros. Los convertidores de par no tienen secreto alguno para los fabricantes como BMW y son opciones muy robustas que con la tecnología vigente, no envidian nada a los de doble embrague.

No han dicho cuándo será presentado oficialmente, pero ganas de todo en todo su esplendor nos sobran…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here